NOTICIA ORIGINAL

Iria Miguéns Blanco  @Iriamiguens  |  17/03/2016 00:00 para Diariomedico

Pierre Corneille, dramaturgo francés, dejó escrito que “el que elige mal para sí, elige mal para el prójimo”. Y sin duda, mi querido futuro MIR, esta premisa deberá acompañarte en el día de tu elección.
No tienes por qué tenerlo claro. Me imagino que tendrás dudas, por supuesto. Elegir no es fácil, es un acto de madurez y probablemente en lo que se base tu actividad profesional el resto de tu vida: las temidas decisiones. Las circunstancias que determinarán lo correcto de esas decisiones están definidas por teóricos, pero aférrate desde ese mismo día a las que dependen de ti: conocimiento y vocación.

  • Elegir no es fácil, es un acto de madurez y probablemente en lo que se base tu actividad profesional el resto de tu vida.

Recuerda, antes de pulsar el botón, qué te ha llevado hasta ese peldaño del Ministerio en el que tienes el poder y la responsabilidad de elegir una formación como MIR de calidad, que te permitirá formarte, comprometerte, madurar, disfrutar de tu vocación. Recuerda que lo que hoy es un número meramente clasificatorio -sí, colocación, estructura, método- desde que pulses enter será tu día a día. Se olvidarán del #1 tus compañeros, tus familiares y tus docentes. A ellos, a quién te debes desde entonces, tus pacientes, ignorarán qué significa la numeritis. Entenderán que estás hecho para desarrollar la especialidad que has elegido, eso sí lo tendrán interiorizado. Entenderán que debes ser el mejor, dar lo mejor de ti mismo. Que la empatía no atiende a un número neto, que la profesionalidad no se incluye en un percentil.

Olvídate de prejuicios, de rancias opiniones que se ridiculizarán cuando hagas lo que más quieres bajo una formación privilegiada: atender a tus pacientes. Recuerda que los únicos juicios que tendrás desde el día de tu elección serán los clínicos. El tabú, el clasismo inútil, serán signos de alarma de aquellos a quién debes ignorar. De ellos no aprendas, no. No lo hagas. Lo que puedan enseñarte vendrá en los libros, seguro, y lo que en ellos no viene, está claro que no lo han aprendido. Ni lo harán. Busca referentes, ejemplos, compañeros admirables. Y por supuesto, elige unos buenos manuales, fundamental.

  • Y no tendrán en cuenta tu número MIR, ni el enter, ni el Ministerio, ni el nivel del tu hospital.

Un buen hospital, una especialidad con futuro, una ciudad bonita, la calidad de vida, el precio de la vivienda…Piénsalo, tenlo en mente, claro, pero para que puedas estar tranquilo si todo ello no se aúna el día de tu elección, te olvidarás de todo en el momento en el que empieces a trabajar. Ya eres médico, el centro de tus decisiones ya son los pacientes. No tus circunstancias. Te dedicarás 24 horas los 365 días del año y por el resto de tu vida a tu profesión. ¿No crees que debes hacer la elección correcta? Todos los días pensarás en tus pacientes, en tus publicaciones pendientes, en tus conocimientos, en tu avance… Que no te engañen, en gran medida, dependerá de ti. Te evaluarán tus pacientes, de una forma mucho más exhaustiva de la que lo hace tu tutor. Y no tendrán en cuenta tu número MIR, ni el enter, ni el Ministerio, ni el nivel del tu hospital. Son sus vidas, mi querido MIR. Y están dejándolas en tus manos.
Elige lo que más quieras, disfruta de la humanidad que te caracteriza. Aprende, ilusiónate, entusiásmate con tu trabajo. Permite a los que vienen detrás que te elijan como referente. Son especialidades las que se te ofertan que girarán en torno a una temática, que precisarán de todas las demás para lograr un fin. Que no te engañen, esto va de trabajar en equipo. De personas, de compañeros, de pacientes. No de números.

Sube ese escalón, haz tu elección y emociónate. Tienes ante ti un mundo maravilloso de formación, disciplina, motivación, elecciones. Madurarás, crecerás, te convertirás en lo que deseas ser. Y los pacientes, tus compañeros, tus familiares, viviremos más tranquilos sabiendo que detrás de un gran profesional hay, sobre todo, vocación.

Compártelo

¡Envía este post a tus amigos!